TEDF Accesible

TRIBUNAL ELECTORAL DEL DISTRITO FEDERAL

La justicia electoral tiene como propósito fundamental, garantizar que todos los actos, procedimientos y resoluciones electorales, se realicen conforme a Derecho. Es decir, que todos los procedimientos y resoluciones en relación a los diferentes procesos electorales y de participación ciudadana, sean resueltos por medio de las vías institucionales establecidas para ello.
 
En el caso del Distrito Federal, el ideal de la justicia electoral consiste en defender los derechos político- electorales de los ciudadanos. En estricto sentido, representa el cumplimiento de la celebración de elecciones libres, auténticas y periódicas, conforme a lo señalado en el artículo 41 de nuestra Carta Magna, y 2°del Código de Instituciones y Procedimientos Electorales del Distrito Federal; y lo establecido en la Ley de Participación Ciudadana para el Distrito Federal y la Ley Procesal Electoral para el Distrito Federal.
 
Las impugnaciones electorales (inconformidades) en cualquier tipo de elección que se realice en el Distrito Federal para elegir candidatos a ocupar los cargos de Jefe Delegacional; Diputados a la Asamblea Legislativa del Distrito Federal y Jefe de Gobierno; así como, en cualquier proceso de participación ciudadana por ejemplo: referéndum o plebiscito o consulta popular, pueden surgir antes, durante o después de la celebración de los comicios.
 
En lo que refiere a la ciudad de México, el órgano encargado de resolver las impugnaciones electorales es el Tribunal Electoral del Distrito Federal, cuya actuación y realización de las tareas encomendadas se rigen bajo los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, objetividad, equidad, probidad, máxima publicidad, transparencia y accesibilidad a la información pública.
 
En consecuencia, como juzgadores tenemos la obligación de conocer los hechos, analizarlos conforme a Derecho, libres de cualquier influencia externa. La independencia, la justicia, la imparcialidad en nuestras determinaciones, son condiciones sine qua non para el ejercicio de las funciones como juzgadores electorales.
 
Por ello, el juzgador debe ser neutral e imparcial, debe actuar siempre con el deseo insoslayable de proteger y preservar la gobernabilidad democrática, actuando con estricto apego al principio de constitucionalidad, convencionalidad y legalidad. Las resoluciones del Tribunal Electoral son de carácter jurídico, colegiadas y no individuales.
 
Los juzgadores electorales somos daltónicos, no vemos colores ni partidos, sólo tenemos la mirada puesta en la impartición de justicia, lo que nos obliga a actuar con mayor transparencia a fin de contribuir a la rendición de cuentas y el control social sobre nuestra función.

Dr. Armando Hernández Cruz
Magistrado Presidente del Tribunal Electoral del Distrito Federal
 

    

Numeralia

De interés

Informes jurisdiccionales

Licitaciones

Programas en el TEDF

Publicaciones